Terrarios para tortugas

Las tortugas necesitan un hábitat natural para vivir a plenitud y sin enfermarse. En casa requieren de comodidades, por ser reptiles necesitan espacio para ejercitarse en un terrario que les asegure las condiciones necesarias para crecer y desarrollarse. 

Algunas especies de tortugas pueden vivir en cautiverio, pero es importante proveerlas de un ambiente que se asemeje lo más posible a su entorno natural, donde puedan tener una temperatura adecuada, seguridad y que en sus caminatas por su entorno o en su terrario puedan comer hierbas y otros nutrientes.

Adoptar a una tortuga supone una gran responsabilidad, se está asumiendo el compromiso de velar porque tengan un ambiente seguro y una buena calidad de vida, a lo largo de su existencia, que puede traspasar varias generaciones de la familia, ya que pueden vivir desde cincuenta y hasta más de cien años.

Necesitan del sol para sintetizar la vitamina D3 y absorber el calcio, por lo que en sitios y temporadas poco soleadas, es necesario instalar en el terrario una bombilla que emite radiación UVB/UVA, para que realicen sus procesos biológicos de manera más adecuada. Necesitan calor natural o calefacción para regular su temperatura corporal entre 20 y 30°C.

¿Cuál es el mejor terrario?

Las tortugas necesitan un terrario para mantenerlas bajo protección, su tamaño depende del espacio que se cuente en casa, lo ideal es que sea grande y que tenga todo lo que le hace falta a las tortugas. Las tortugas pequeñas pueden pasar sus primeros momentos en un terrario de 50×75 y con unos 20cm de alto para evitar que se salgan. Pero, cuando crecen necesitan más espacio.

Terrarios de cristal

El cristal es decorativo y permite que las plantas naturales crezcan y se mantengan frescas en el terrario, permitiendo que las tortugas puedan verse con facilidad. También, las tortugas pueden recibir el sol perfectamente, en un terrario elegante y fácil de limpiar. 

Es perfecto para colocarse en cualquier lugar de la casa y combinan con todos los accesorios y componentes, para asegurar un ambiente lo más semejante a la naturaleza para el bienestar de las tortugas, iguanas, camaleones, lagartos y geckos en cada etapa de sus vidas. 

Terrarios plásticos 

Los pequeños tanques plásticos son ideales para las tortugas más chiquitas, son cuencos que tienen iluminación LED para mantener el calor adecuado, bomba, manguera conectora, tablero, conector secado y material del filtro. También, tienen plataforma de secado, piedra y concha natural, arena de pecera y plantas y peces artificiales. 

Otros modelos de terrarios plásticos, son también seguros, duraderos, tienen rampa de acoplamiento, de calentamiento y comedero. Son muy fáciles de usar y limpiar e ideales para tortugas y otros réptiles, incluyen un tanque de acuario, rampa de bastidor, zona de natación y calentamiento. Permiten a las tortugas disfrutar de la vista por sus materiales semitransparentes.

Condiciones adecuadas del hábitat 

El mejor hábitat es un refugio con agua limpia y comida adecuada para las tortugas. Cuando su hogar está dispuesto en un patio, balcón o jardín las tortugas pueden hacer lo que más disfrutan en sus paseos, tomar sol al menos por cuatro horas diarias y luego, disfrutar de agua limpia y abundante. 

Tanto el tamaño del terrario como la temperatura del ambiente determinarán el tamaño de la fuente de calor. Las tortugas tropicales, además necesitan de un humidificador electrónico o casero para mantenerse saludables en su terrario. 

Las tortugas en su ambiente natural se alimentan de césped, flores, raíces, frutos y otros nutrientes naturales como hierbas y tréboles. Es necesario proveerles alimentos libres de pesticidas, como hierbas silvestres o alimentos que contengan una alimentación balanceada. También, necesitan una dieta con alimentos frescos y suplementos de minerales y vitaminas.

Aman y necesitan hidratarse muchas veces al día, por lo que el terrario requiere de una bañera baja para que las tortugas salgan, tomen agua, se bañen y defequen. Es un medio al cual debe cambiar el agua frecuentemente, para que las tortugas se mantengan sanas. 

Necesitan de un terrario con elementos naturales como plantas, rocas y un sustrato adecuado. También, pueden colocarse elementos artificiales, ya que le proporcionan facilidad al cuidador para alimentar a las tortugas y le dan cierta belleza al hábitat, sin desmejorar la calidad vital que necesitan estos réptiles para vivir sanos y con la mayor libertad posible.